Simplemente Voleibol

Por:KC

Hay días en que lo mejor que te pudo haber pasado fue el haber tocado un balón… Ya ni siquiera haber jugado con el, sino el haberte llenado de ese sentimiento de admirarlo y saber que puedes hacer maravillas con el, aunque en ese momento no pudieras hacerlo.

Así pasa cuando estás lesionado, cuando estás lejos de tu equipo, cuando no es temporada, hasta cuando visitas una tienda de deportes y encuentras ese maravilloso balón que quisieras jamás dejara de volar.

¿Recuerdas ese primer día que tocaste un balón sabiendo que formaría parte de tu vida? ¿Te imaginabas que esos 66cms de circunferencia en 280 gramos de piel (aunque sea sintética) te llenarían de grandes experiencias, amigos o familia?

El Voleibol para muchos es “Tan sólo un deporte”, “Un juego de niñas” (pero saben que jamás se meterían con un voleibolista porque sabrá perfectamente usar sus manos en su contra), en donde “Sólo hay que pegarle a la pelotita”… Son muchos los adjetivos y frases para menospreciar nuestra pasión, pero nosotros así como todos aquellos que se apasionan por cualquier otro deporte saben lo que sentimos y lo que significa en nuestras vidas.

Ese balón volador pesa más que tan sólo 280 gramos, pesa toneladas en el sentido de nuestra vida, en nuestros momentos de toma de decisiones de elegir estudiar el doble para poder adelantar exámenes para poder ir a un nacional, al decidir el quedarte a descansar en lugar de ir a la fiesta del año pues tendrás un partido importante, el celebrar a la distancia ese cumpleaños de alguien querido con el cual no puedes estar por estar en una competencia o en una concentración para conseguir tus sueños, al elegir entre una escuela y otra tan sólo por su oferta deportiva, definitivamente son más de 280 gramos de peso los que aporta a tu vida.

Gracias a esos 66 centímetros te llenas de kilómetros por visitar a través del mundo tan sólo para ver a esos 66 centímetros hacer maravillas en esos 9×18. O gracias a esos 68 centímetros quisieras visitar todas las playas del mundo para no sólo para vacacionar, pues podrías pasar tu verano en un espacio perfecto de 8×16. Gracias a esos 280 gramos te llenas de kilos de amigos, que para nada son una carga, pues son a quienes cargarías si alguno de ellos defendiendo tu cancha se lastima, por quienes le echarías el doble de “kilos” para ganar cuando no salen en un buen día, por quienes aguantarías aguantarías a esos “Pesados” que creen que lo mejor simplemente es ser rudo en la cancha hasta con su propio equipo olvidando que esta victoria depende de 6, o por quien aguantarías arena en los ojos y en los lugares jamás pensados tan sólo por mantener esa complicidad que sólo existe entre una verdadera dupla de playa. Definitivamente son más de 66 centímetros los que recorres en la vida jugando con el corazón para llegar al éxito.

No es solamente un juego, no es solamente un balón, no es solamente un deporte. Es EL JUEGO que me alienta día a día a ser mejor, es EL BALÓN por el cual haré todo para que no deje de volar, es EL DEPORTE que sin duda cambió y le aumenta el sentido a mi vida. Eso para mi es el VOLEIBOL.

Leave a Reply